ee

jueves, 28 de octubre de 2010

Una amenaza provocada.

Cada vez se puede ver en nuestras costas las invasiones de medusas que provocan la alerta e impiden el normal recreo de los bañistas, esta amenaza ha ido creciendo y proliferando en todos los mares del planeta y se está convirtiendo ya en un problema de índole económico.
En Japón han tenido cuantiosas perdidas económicas a causa de plagas de medusas gigantes con tamaños nunca vistos. Estos especímenes cuando aparecen en una zona ahuyentan toda la pesca existente. Los pescadores como medida desesperada se han dedicado a sacar las redes llenas de medusas y destrozarlas sin darse cuenta que con esa medida empeoran la situación.

La medusa tiene una particularidad, y es que cuando se ve atacada libera todos los huevos a toda velocidad y estos se asientan en el fondo en forma de pólipos que pueden permanecer así durante años hasta que se den las condiciones favorables para desarrollarse.
En realidad sería más útil pescarlas y sacarlas lo más rápido posible antes de que tengan tiempo de liberar los huevos.



La gran pregunta ante esta invasión fue de donde procedían este tipo de medusas y las investigaciones llevadas a cabo han descubierto que las zonas muertas que rodean a las ciudades industrializadas son un caldo de cultivo óptimo para ellas ( somos los causantes), el aumento de la temperatura de los mares,  la limpieza de barcos provocan que especies puedan viajar de un océano a otro donde el medio les es más favorable y lo peor de todo, la disminución de sus enemigos naturales como la tortuga, la ballena, el pez luna, el pez ballesta y otros está convirtiendo la plaga de medusas en algo alarmante.
En las costas españolas ya no es sólo la alarma de plaga de medusas, es su tamaño anormalmente grande lo que está siendo cada vez más frecuente.

Que seamos la causa de algo que puede poner en peligro una forma de subsistencia como es la pesca y el uso de las playas creo que requiere una seria reflexión y la necesidad de tomar medidas urgentes antes de que el problema sea dramático. La primera medida debería ser la protección ( este vez seria y respetada) del aumento de sus enemigos naturales. Las ballenas están en peligro de extinción, las tortugas son cada vez menos ( seria necesario más lugares donde puedan poner sus huevos y protegerlas de forma más estricta, miles de ellas mueren enredadas en las redes o por ingerir bolsas de plásticos al confundirlas con medusas).
Las medusas pueden poner en peligro nuestra supervivencia, es un problema serio que seria necesario atajar desde ahora.
Esperemos que no usarlas como sugiere este video porque no tengamos otra cosa que llevarnos a la boca.

Fuente: National Geographic y otros estudios.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails