ee

martes, 1 de junio de 2010

El pensamiento colectivo en internet.

El pensamiento colectivo e internet es algo que siempre me ha llamado la atención sobre las posibilidades que ofrece un medio que nos permite estar en contacto a tantas personas al mismo tiempo y desde todos los lugares del planeta. Si se piensa es un medio que jamás a tenido la humanidad a SU ALCANCE con todo lo que ello implica, es decir, si fuésemos capaces de desprendernos de nuestro egoísmo y pensar más en el bien del mundo esto de la red podría ofrecer verdaderos resultados positivos y no sólo hablar de nosotros mismo o exhibirnos como twitter o facebook, sino que esas mismas redes sociales y otras podrían llegar a ser una fuerza efectiva para iniciar cambios.
Buscando he encontrado un interesante libro y una entrevista con su autor:

EL PENSAMIENTO COLECTIVO EN INTERNET.



El experto británico en innovación Charles Leadbeater explica en su nuevo libro cómo la Red está cambiando la forma en que la gente innova —ya se trate de crear nuevos productos, participar en juegos de rol, o incluso ayudar a erradicar la pobreza. Tejiendo la Red, reseña publicada en el último número de FP Edición Española, define la obra de Leadbeater como “un tour digital que nos lleva más allá de los límites que nos resultan familiares”. Ahora, el autor responde a las preguntas de FP sobre el futuro que nos deparará la creatividad en masa.

Foreign Policy: En We-Think (Pensamos), afirma que Internet hace posible una nueva forma de colaboración creativa. ¿En qué consiste?

Charles Leadbeater: Los casos en los que me he centrado —proyectos de código abierto, Wikipedia, algunos juegos, colaboraciones científicas, recopilación cooperativa de noticias— parecen compartir los mismos ingredientes básicos. En primer lugar, un grupo inicial establece el núcleo del proyecto, que es prometedor pero está inacabado. Ese proyecto atrae a un mayor número de colaboradores, que deben querer contribuir, tener medios para hacerlo y recibir algún tipo de compensación por su esfuerzo, por lo general simplemente en forma de reconocimiento por parte de la comunidad. Para que eso sea posible, deben darse otras dos condiciones. La gente tiene que poder contactar entre sí y formar grupos en los que compartir ideas e información. Y deben ser capaces de decidir qué cosas son buenas y cuáles malas. Tienen que ser capaces de colaborar. Si se dan todas esas condiciones, entonces el grupo, clan, tribu o comunidad tiene la posibilidad de ser creativo a gran escala y en masa, de un modo que normalmente antes [de Internet] no era posible y que incluso cuando lo era, requería años de esfuerzo.

FP: ¿Por qué decidió emprender este proyecto?

CL: Inicialmente, estaba interesado en la cambiante naturaleza de la innovación, en cómo se estaba haciendo más interactiva y con una mayor colaboración. Eso me llevó a analizar cómo Internet estaba modificando nuestras opciones, permitiendo que nos organicemos de nuevas maneras.

FP: ¿En qué se diferencia el We-Think de las formas en las que la gente ya está utilizando la Red?

CL: Pensamos es una idea que existe desde hace años, como mínimo desde los 60 —procesamientos en tiempo compartido, códigos abiertos y otras aplicaciones modernas conocidas como Web 2.0. En muchos aspectos, supone hacer realidad las ambiciones anticipadas de personas como Tim Berners-Lee: que Internet fuese un espacio destinado a la colaboración más que sólo a la publicación.

FP: ¿Cuáles son los mejores ejemplos de actuaciones de tipo We-Think?

CL: A gran escala, los proyectos de software de código abierto; Wikipedia; ciertos aspectos de los juegos de ordenador colectivos online, como World of Warcraft; proyectos científicos con un alto grado de colaboración, como el Año Polar Internacional. Todo aquello que implique la colaboración consciente de un gran grupo de personas independientes para resolver un enigma o crear conocimiento.

FP: En su libro, menciona varios ejemplos de las posibles aplicaciones del We-Think en los países en desarrollo. ¿Realmente piensa que esta nueva forma de cooperación ayudará a luchar contra la pobreza?

CL: No creo que el We-Think pueda erradicar la pobreza, no debemos pretender tanto de Internet. Pero la información y la innovación resultan fundamentales en el campo de la salud, la medicina y la producción de alimentos. Así que si somos capaces de utilizar la Red para encontrar nuevas formas de organizar y hacer accesible el conocimiento, también debería ayudarnos a afrontar algunos de esos problemas. La visión comercial tradicional presupone que la innovación va donde hay dinero. Los enfoques de tipo wiki y de código abierto podrían dirigir una mayor parte del flujo de información hacia los asuntos de los pobres.


Muchos de los ejemplos más interesantes e inspiradores de We-Think surgirán en el mundo en desarrollo


FP: En esencia, ¿El We-Think no es un lujo de quienes ya tienen acceso a electricidad, agua corriente y medicinas?

CL: No. Sólo hay que mirar el trabajo de Amartya Sen. Sostiene que la democracia es vital para el desarrollo. Si Internet es una forma de que la gente pueda pedir cuentas a los regímenes autoritarios, entonces [también] debería ser positiva en este aspecto. Muchos de los ejemplos más interesantes e inspiradores de We-Think surgirán en el mundo en desarrollo, en sociedades donde la tradición de esfuerzo colectivo aún pervive [aunque] no cuenten con grandes jerarquías industriales. Este espíritu está presente en importantes iniciativas sociales del mundo en desarrollo como el Grameen Bank o el Barefoot College. Si uno lee la declaración de objetivos del Grameen Bank y la compara con las de Google y Craigslist, se descubren similitudes asombrosas.

FP: Mientras escribía el libro, colgó el borrador en Internet, permitiendo que los internautas comentasen y criticasen sus ideas. ¿No supuso un obstáculo en el proceso de redacción? ¿Realmente prevé que en el futuro otros autores se embarquen en experimentos similares?

CL: Me hace gracia cuando veo un documento donde pone “Borrador: no divulgar”. Yo quiero escribir “Borrador: por favor, divulgadlo todo lo posible”. Un borrador no está terminado, necesita ser mejorado. Mostrárselo a la mayor cantidad posible de gente interesada debería servir para optimizar el proceso, no para entorpecerlo. Aunque es cierto que puede hacerlo más complicado y lento.

FP: En Tejiendo la Red, reseña de su libro publicada en el número de Junio/Julio de Foreign Policy edición española, David Weinberger escribe: “¿No es posible que todo lo queda fuera del alcance del pensamiento cooperativo tenga una influencia incluso mayor en las instituciones? ¿Es posible que el “murmullo” sea lo que da forma a nuestra democracia, nuestra economía y nuestra cultura?”. ¿Qué responde a estas preguntas?

CL: David tiene toda la razón en que el vaivén diario es lo que conforma la vida de Internet, caótica, incontenible, viva, impredecible, extraña, lasciva, estridente. Pero lo que me interesa es cuando todo eso se convierte en algo más que una simple interacción o creación de redes sociales, cuando la gente empieza a descubrir nuevas formas de trabajar juntos para crear organizaciones y productos complejos, fiables e innovadores. ¿Es una nueva manera de juntarnos para afrontar nuestros desafíos y necesidades comunes? Creo que podría serlo, y eso es lo que de verdad lo hace importante.


Charles Leadbeater es autor de We-Think: Mass Innovation, Not Mass Production (Profile Books, Londres, 2008).
FUENTE:www.fp-es.org

3 comentarios:

Geraldine dijo...

Que cierto todo lo que dice este escritor y como me gustaría que se cumpliese lo que dices y que además fuese una fuerza para iniciativas de verdadero cambio.

mariaeliza dijo...

El medio de la web es muy poderoso, es cierto que nos podemos organizar de muchas maneras y también podemos hacer de nuestras iniciativas grandes ideas, incentivando a las masas a sumarse a nuestros pensamientos y sueños de vida generando movimientos a escala global... les comparto este artículo, espero le disfruten http://bit.ly/biByFI

asaysa dijo...

Se podría hacer tanto desde esta red antes de que nos cercen y nos quiten la libertad que ahora tiene. habría que reflexionar y darnos cuenta de que un grano no es nada pero muchos hace cosecha abundante. Y de nuevo tu palabra favorita UNIÓN.
Besos

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails