ee

jueves, 8 de abril de 2010

Si se perdiera...

Si se perdiera...

¿Hemos pensado alguna vez que sería de nuestro mundo sin las masas forestales?, ¿Sin las especies animales cada vez más acorraladas por nuestra imparable desarrollo?.
Es posible que en nuestra acelerada forma de vida ciudadana no percibamos la importancia, quizá porque sabemos que está ahí. Comparo la sensación que sentiría como la misma que ´me embargó cuando perdí a mi madre de forma repentina. Pensé que siempre estaría ahí, jamás se me pasó por la mente. Han pasado muchos años y aún sigo echándola de menos. Esos sentimientos puede que nos asaltasen en un primer momento y como yo terminaríamos adaptándonos pensando que sería un dulce recuerdo de una parte de nusotros que ya no está. El medio ambiente, sin embargo no es como la pérdida de un ser querido. todo se relaciona, se interconecta.
El hombre tiende a pensar que puede sobrevivir y es posible que así fuera pero la calidad de vida que nos esperaría parecería sacada de una película sobrecogedora de ciencia-ficción.
Sin los bosques se alteraría el clima volviéndose impredecible con sequías donde antes abundaban las lluvias, con huracaness que asolarían una y otra vez nuestras ciudades. Los ciclos de agua a causa de esto se verían afectados alterando el caudal de los rios con los consiguientes problemas de algo tan preciado y necesario para las cosechas. El desatre medio ambiental se conviertiría en uno económico con empobrecimientos de paises enteros.
La desaparción de especies no parece importante a quien no le preocupe el tema y piense que le es indiferente su existencia. Es posible que unas pocas especies no preocupe a los que nunca han tenido una conciencia sobre ellos pero los ecosistemas, creados por la sabia naturaleza mantienen su equilibrio por una razón y es aquí donde la teoría del efecto mariposa cobra especial relevancia. Una de las muchas consecuencias sería el aumentos de insectos perjudiciales para el ser humano. Si desaparecen los enemigos naturales que ponen freno de unas especies a otras, una de ellas tiene vía libre para reproducirse sin freno. Mosquitos de la malaria, el del dengue.
Todo existe por una razón. Nuestras pérdidas afectivas son asumibles, más o menos tristes continuamos viviendo; en la naturaleza romper el equilibrio, perder elementos senciales nos obliga no sólo a modificar nuestra forma de vida, nos llevaría a sobrevivir en condiciones pésimas para el ser humano.
La situación que tenemos ahora con medidas insuficientes es una cuenta atrás si no cogemos las riendas en serio y modificamos nuestra forma de vivir y tratar el entorno.

1 comentario:

Geraldine dijo...

No se perderá, no se puede perder.
Hay que evitarlo como sea

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails